ENCUENTROS CON LA BANCA I

 
Viernes, 2 de Mayo de 2014
 

 

ENCUENTROS CON LA BANCA I (02/05/2014)

Con estos artículos voy a tratar de reflejar mis “encuentros” con la banca, cuando digo encuentros, normalmente quiero decir encontronazos, en los cuales, casi siempre pierden los mismos, los débiles, los no favorecidos por estas leyes, normas y actuaciones tan injustas que tenemos, lo que voy a intentar hacer es reflejar historias reales, algunas con nombres propios, incluso escritas por los que las han padecido, otras desde el anonimato de los clientes pero contadas con detalle en nuestras oficinas por los sufridores.

Siempre he pensado que las mayores injusticias las sufrimos las gentes de a pie, luego están los otros … los privilegiados, los que para ellos las leyes no son iguales que para el resto, solo son “parecidas”, claro está, me refiero fundamentalmente a la banca. No necesito demostrar nada de lo que digo, piense en las últimas injusticias sociales sufridas últimamente y se dará cuenta.

Nunca me han gustado los extremos, siempre me he considerado una persona razonable, pero en estos momentos, necesito escribir estos artículos, me lo pide el cuerpo, además si con ellos consigo aportar alguna luz al entorno que nos rodea aún mejor.

Mi apatía por la banca sigue creciendo día a día, no por el trabajador de oficina, ni tan siquiera por el director de esta, tampoco por su jefe superior, me refiero al ente superior en sí, al entramado financiero que nos exprime todo lo que puede y que no nos queda otra que soportarlo, los primeros, los que se llevan las tortas, bastante tienen con mantener su puesto de trabajo. A la banca la considero “los privilegiados para conseguir lo ajeno” (por no decir otras palabras mal sonantes que puedan traerme problemas, no es mi estilo), digo todo esto porque nosotros como a la mayoría de mis compañeros (hablo de corredores de seguros y agentes) estamos sufriendo su “forma de trabajar”, totalmente coactiva, chantajista y represora, se saltan las leyes a su plácido beneficio, solo preocupándose de llenar una vez más sus arcas, sin pensar en los clientes, tan sólo en sus números, como he dicho iré explicando poco a poco mis experiencias en la correduría.

Antes de todo esto quiero recordar a mis lectores que en el 2013 se destruían 198.000 empleos, que el sueldo medio de los directivos bancarios subió un 7%, por el contrario el de sus trabajadores tan sólo el 0,50%, que unos 167.000 afectados por la venta irregular de preferentes no podrán recuperar ni tan siquiera una mínima cantidad de lo que han invertido, además de esos 220 desahucios diarios, sin olvidar que a pesar de todo esto la banca obtenía unos beneficios netos de 7.674 millones de euros.

Como soy un iluso, siempre he pensado que la función de la banca era la de canalizar el ahorro privado hacia la inversión, nada que ver con la realidad, ahora toma dinero prestado de los “españolitos” sanean sus cuentas de resultados y lo poco que saca al mercado es a precio de semi-usura, bueno hasta la fecha aún ni lo saca, primero son ellos a costa de los demás, también vende pisos y como no… comercializa seguros.

Creo que la banca utiliza su poder para manipular a “papa” Estado, es como un hijo egoísta que sólo piensa en sí mismo, cueste lo que cueste a sus padres y a este solo le queda dar su brazo a torcer porque no sabe, no puede o no quiere hacer otra cosa.

De todos son conocidos los casos tan agresivos como el de D. Ángel Corcostegui que en 2002 cobró  una indemnización de 106 millones de euros (SCH), el de D. José María Amusategui que recibió como “compensación a su pensión” 43,8 millones de euros, entre otros … por ello el Gobierno de Rajoy se ha visto en la obligación de penalizar los contratos de altos cargos que superen los 700.000 €. Luego su “solidaridad” con el Estado Español no tiene precio, recordar que el SCH y el BBVA lideran el ranking de empresas en el Ibex con sociedades en paraísos fiscales.

La reestructuración del sistema financiero español ha requerido ya cerca de 220.000 millones de euros, dinero que en gran parte hemos aportado todos nosotros para evitar la quiebra de ellos, quiebra por su trabajo mal hecho y por sus excesos, de todos estos se calcula que unos 40.000 millones de euros serán irrecuperables, por eso me entra la risa (porque es mejor reírse que llorar) cuando dice el Gobierno que no se financiará a la banca con el dinero de los ciudadanos y que no nos costará ni un euro, ¿han echado cuentas? ¿si? son 850 € por habitante, con una media de 2,75  miembros en la unidad familiar son 2.337,5 €, ¡ojo!, pero tampoco tenemos claro que el resto del dinero se recupere, por lo menos otra gran parte (datos aportados por “publico.es”), injusticias de la vida, nosotros les rescatamos, pagamos gran parte de su deuda, ellos no pagan la mayoría de lo que deben … pero ahora tu no les pagues la hipoteca.